jueves, 12 de septiembre de 2013

Sieso

Llevamos un tiempo sin dedicar nuestra atención a alguno de los tipos humanos característicos que pueblan nuestras oficinas y, más genéricamente, nuestra vida social.  Aunque la prolongada crisis y el bajo tono general que se ha extendido en los últimos tiempos han reducido ésta al mínimo, lo cierto es que todavía perviven algunos eventos corporativos donde tenemos la ocasión (calificarlo de suerte quizá resultaría excesivo) de conocer mejor a nuestros compañeros y jefes.

Suele ocurrir, en estos casos, que descubrimos que personas que en la oficina parecen más o menos normales (en un sentido estadístico, al menos), presentan rasgos de personalidad singulares que, en no pocas ocasionen, rayan en los terrenos de la psicopatía.  Con la edad, una de las facetas que más frecuentemente se descubre en estas circunstancias es la capacidad de determinadas personas para hablar con profusión y sin pausa sobre algún tema de nulo interés para sus oyentes.  Solemos emplear coloristas expresiones como "soltar una chapa" o "poner un disco" para referirnos a estos comportamientos.

Sin embargo, no es tampoco infrecuente que estos eventos nos permitan identificar las nulas capacidades sociales de alguno de nuestros colegas, incapaces de sostener una mínima conversación o de demostrar cierto interés en lo que ocurre a su alrededor.  Empleamos para referirnos a estos especímenes el término "sieso" que el Diccionario de Uso del Español nos define como "antipático, seco", indicando que puede emplearse como adjetivo o como sustantivo.  Lo más frecuente, en este sentido, es que lo encontremos en expresiones despectivas de sentido categórico ("ese es un sieso") similares a las que empleamos con otros términos denigratorios ("es un cantamañanas", "es un sobrado", etc.).

El término comporta un cierto reproche a la escasa empatía que muestra el individuo en sus relaciones sociales o, más específicamente, a su incapacidad para expresar entusiasmo u otros sentimientos positivos.  Cuando el foco de nuestro comentario esté más bien en el carácter aburrido de la persona empleamos otros términos como "parado", "muermo" ("persona o cosa tediosa y aburrida", según el DRAE) o incluso el más colorista "marmolillo" que, en puridad y según el mismo diccionario, hace más bien referencia a la escasa capacidad intelectual del individuo.

El inglés, por su parte, recurre a una curiosa imagen para expresar una idea similar.  Efectivamente, evocamos un pez frío (a cold fish) para referirnos a "una persona que no resulta muy amistosa y que no muestra sus emociones" ("a person who does not seem very friendly and does not show their emotions", según el Cambridge Idioms Dictionary) o, más generícamente, a "una persona distante y sin sentimientos" ("a person who is distant and unfeeling", según el McGraw-Hill Dictionary of American Idioms and Phrasal Verbs).

Ejemplos prácticos:
  • Cuando trabajamos juntos, podía estar toda la tarde sin hablar una palabra.  Era super siesa.  When we worked together, she could spend the entire afternoon without talking to anyone.  She was such a cold fish.
  • Me sorprendió que fuera tan sieso porque conocía a su hermana de la universidad y era muy simpática.  Y guapa, o a mi me lo parecía.  I was surprised he was such a cold fish because I knew his sister from college and she was really charming.  And pretty, if you ask me.

4 comentarios:

  1. Has vuelto a lo grande, te echábamos de menos

    ResponderEliminar
  2. Welcome back, Arturo. Good to see your still alive and kicking ;)

    ResponderEliminar
  3. Alive and kicking indeed, Singles. Gracias, Lars. Thank you, Pete.

    ResponderEliminar