lunes, 2 de noviembre de 2015

Cortina de humo

No escasean los ejemplos de expresiones propias de la estrategia militar que se han incorporado por analogía al vocabulario de la oficina moderna, quizá por la facilidad con que las relaciones allí se tornan dialécticas.  Hace algún tiempo tuvimos, por ejemplo, ocasión de referirnos a la política de tierra quemada, muy habitual entre quienes cambian de función o de empresa.

De forma quizá no tan evidente, la cortina de humo tiene también su origen en el mundo de las armas.  Efectivamente, la misma constituye una argucia militar para ocultar al enemigo los movimientos de las tropas u otros elementos bélicos.  El humo puede ser producido por mecanismos específicos (como granadas u otros) o por la combustión de los motores de vehículos o navíos.

El Diccionario de la Real Academia Española recoge el origen militar de la expresión y ofrece como significado de la misma el siguiente: "masa densa de humo, que se produce artificialmente para dificultar la visión".  Por extensión, el DRAE también nos indica que la expresión se utiliza para referirse a cualquier "artificio de ocultación".  El Diccionario de Uso del Español de María Moliner nos ofrece una observación genérica sobre esta construcción que puede resultarnos incluso más útil: "se usa en sentido figurado para referirse a algo que se utiliza para ocultar otra cosa".

Son innumerables los elementos y las tácticas que se emplean en la oficina moderna con el objeto de ocultar los aspectos sombríos de la realidad, que con frecuencia son los más.  No nos referimos a los artificios contables o a los malabarismos técnicos de los abogados, sino más bien al arte de distraer la atención de organizaciones enteras, de manera que pasen desapercibidos errores de bulto, cuando no auténticos desmanes corporativos que sólo se descubren, en su caso, cuando sus responsables ya han conseguido transitar hacia la siguiente estación en su meteórica carrera profesional.

Debido quizá a su origen en el universal arte de la guerra, existe en inglés un equivalente literal de nuestra expresión (smoke screen, que podemos encontrar escrito junto o separado) que podemos emplear en el mismo sentido.

Sin embargo, disponemos también de una expresión muy idiomática y de curioso origen.  Se trata de red herring (arenque rojo), expresión que el Cambridge Advanced Learner's Dictionary define como "a fact, idea or subject that takes people's attention away from the central point being considered" (un hecho, idea o asunto que distrae la atención de las personas del punto central del que se trata).

La expresión tiene, al parecer, su origen en la antigua práctica británica de utilizar arenques en salazón en el proceso de adiestramiento de los perros de caza.  El fuerte olor de los peces era utilizado para confundir a los sabuesos y enseñarles a distinguir el auténtico rastro.  La construcción se incorpora al inglés ya en el siglo XVII, época en que la práctica cinegética estaba mucho más extendida en las Islas Británicas que en la actualidad.

Ejemplos prácticos:
  • El asunto de la ubicación fue una cortina de humo perfecta para evitar discutir asuntos aún más sensibles como el reparto de los ingresos.  The location issue was the perfect smokescreen to avoid discussing even touchier matters such as the distribution of revenues.
  • Las razones esgrimidas para aprobar la nueva ley con tanta prisa son las habituales sobre la lucha contra el terrorismo global y el crimen organizado, pero son meras cortinas de humo.    The reasons given for passing the new law in such a haste are the usual ones about the fight against global terrorism and organised crime, but this is just a red herring.

1 comentario:

  1. Puesto que ya se han tratado expresiones como "tierra quemada", "cortina de humo" y siguiendo con mas ejemplos de las consecuencias de la combustión de elementos dirversos, propongo una entrada que está en el top ten de expresiones en la oficina moderna: "Estar mas quemao que la moto de un hippie". Ahí queda eso.

    ResponderEliminar