miércoles, 7 de diciembre de 2011

Poner toda la carne en el asador

Incluso para aquellos que han hecho de escaquearse uno de los elementos definitorios de su desempeño profesional, hay ocasiones en las que no queda más remedio que trabajar con denuedo para sacar adelante algún asunto o proyecto.  Las circunstancias que generan estas excepciones a una existencia displicente son muy variadas y generalmente poco edificantes.  Baste apuntar que incluso los seres vivos menos desarrollados poseen un muy agudo instinto de supervivencia.

En todo caso, decimos que ponemos "toda la carne en el asador" cuando, según el Diccionario de la Real Academia Española, lo arriesgamos todo de una vez o extremamos el conato.  La última definición puede resultar oscura pero su sentido se esclarece si recordamos que conato equivale en este contexto a "empeño y esfuerzo en la ejecución de algo", según el mismo diccionario.

El Diccionario de Uso del Español de María Moliner contempla esta expresión tanto con el verbo "poner" como con "echar" y la define como "poner en juego de una vez, para conseguir cierto propósito, todos los recursos de los que se dispone".

Se trata simplemente de realizar el máximo esfuerzo para conseguir el objetivo.  Ya hemos observado lo inusual de esta conducta en la oficina moderna pero resulta significativo que la expresión "darlo todo" ya casi sólo se emplea para describir actuaciones particularmente entusiastas o arrojadas en locales nocturnos o en francachelas de diversa naturaleza.  Nótese la muy distinta resonancia de las frases "en la boda de mi prima lo di todo" y "en la reunión con el equipo de valoración lo di todo". Para decir la segunda hace falta ser bastante gilipollas, la verdad.

El inglés emplea para expresar esta misma idea una locución verbal que nada tiene que ver con los fogones.  Se trata de to pull out all the stops, que el Cambridge Advanced Learner's Dictionary define como "to do everything you can to make something successful" (hacer todo lo posible para que algo tenga éxito).

Conviene destacar que la palabra stop tiene aquí un sentido muy distinto al habitual.  Desde antiguo se emplea en música esta palabra para referirse al tono o al registro.  En este contexto, sin embargo, hace referencia a las válvulas que regulan el funcionamiento de los órganos.  Cuando las mismas se meten (push in) o se sacan (pull out), se modifica el volumen al que suena la música.  De esta manera, la imagen de tocar con el órgano "con todas las válvulas sacadas" viene a denotar lo mismo que nuestro "echar toda la carne en el asador".

Ejemplos prácticos:
  • Wenger tuvo que poner toda la carne en el asador para fortalecer el equipo tras la marcha de Fabregas y Nasri.  When Fabregas and Nasri left, Wenger had to pull out all the stops to strenghten the squad.
  • Pensábamos que habíamos perdido la operación pero nos pidió que echáramos toda la carne en el asador y mandáramos al cliente una nueva propuesta antes del viernes.  We thought we were out of the deal but he asked us to pull out all the stops and send a new proposal to the client before Friday.
  • El año pasado, todo el mundo echó toda la carne en el asador después de la reunión de Ávila y conseguimos alcanzar el objetivo de ventas.  Last year, after the meeting in Ávila, everyone pulled out all the stops and we reached our sales target.

4 comentarios:

  1. Al hilo de esta entrada, "poner toda la carne en el asador", me asalta la duda de si otras expresiones que indican que uno se ve forzado a tomar decisiones deseperadas in extremis, como "jugárselo todo a una carta" o "quemar las últimas naves" podrían considerarse equivalentes a la propuesta por el autor o por el contrario existen claras diferencias entre ellas que las hacen mas aconsejables para otros contextos. Dejo abierto el debate. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  2. Creo que ambas expresiones incorporan matices que las diferencian entre sí y respecto a la que tratamos en la entrada.

    "Quemar las naves" (pues no es relevante lo de "últimas") evoca al parecer las instrucciones de Hernán Cortés a sus hombres al llegar a México para hacerles notar que no había vuelta atrás en su viaje; la connotación es más dramática que en la "carne en el asador". En inglés creo que también se emplea literalmente; quizá le dediquemos una entrada específica.

    "Jugárselo todo a una carta" ofrece otros aspectos que quizá puedan equivaler al "to put all your eggs in one basket" inglés pero tengo que mirarlo bien.

    ResponderEliminar
  3. Gracias señor Vallejo por sus aclaraciones. Unicamente añadir que ese matiz de haber alcanzado un punto de no retorno que lleva implícito la expresión "quemar las naves", me ha hecho recordar que algún cantante country también lo ha explotado con expresiones recurrentes del tipo "There's no need to watch the bridges that we're burning". Nunca he entendido esa afición de los anglosajones por "quemar los puentes", con lo que se relaja uno en el de la Constitución y La Inmaculada.

    En cuanto a la expresión "to put your eggs in one basket" no había reparado en que efectivamente tiene un paralelismo con "jugárselo todo a una carta". Puestos a ser rebuscados, quiza "poner todos los huevos en la misma cesta" lo he escuchado mas habitualmente en frases que te animan a tomar precauciones. Me da la impresión de que es la frase favorita de los empleados de banca que continuamente aconsejan para no correr riesgos "No poner todos los huevos en la misma cesta". Instándote a invertir el 50% en acciones de la CAM, el 30% en deuda griega y el 20% en acciones de Flan Dhul... ¡que ya tiene huevos!.

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente en inglés se emplea con frecuencia lo de quemar los puentes. No sé si será una referencia histórica concreta o algo más genérico. Lo indagaremos y, decididamente, le dedicaremos una entrada al tema en algún momento de enero.

    Estás en lo cierto en que el uso habitual de la expresión de los huevos en la cesta es negativo y orientado a desaconsejar la concentración de riesgos. Podría escribir mucho sobre la diversificación de inversiones pues he sido cocinero antes que fraile. Creo, sin embargo, que el ejemplo que has puesto resume perfectamente el estado de la cuestión en nuestro país. En todo caso, en estos tiempos no cabe duda de que para entrar en una sucursal bancaria hace falta tener un par de huevos.

    ResponderEliminar