sábado, 31 de octubre de 2015

La pescadilla que se muerde la cola

Las pescaderías de calidad que sobreviven en nuestros mercados se aproximan cada vez más a tiendas de lujo y no sorprendería que pronto precisaran la presencia de guardias de seguridad para evitar la sustracción de cigalas y percebes.

El autor confiesa que es ya casi sólo con interés zoológico que analiza las diferentes especies que se ofrecen en los mostradores. Especial fascinación le produce la profusión de variedades del género o familia de los bivalvos, desde la concha fina hasta las enormes almejas que se anuncian como de Carril, en referencia a su improbable origen en aquella localidad pontevedresa.

Incidentalmente, un buen amigo comentaba hace unos días que la mejor manera de mantener los menús degustación de los restaurantes más innovadores dentro de los parámetros de lo razonable para la mayor parte de las personas es alegar ser alérgico a los bivalvos al iniciar la colación. Esta inverosímil dolencia no sólo nos ahorrará las almejas al natural sino también toda una serie de registros gastronómicos muy marinos y exigentes, además de la mayor parte de las texturas más comprometidas (como la de los caracoles, que el autor reconoce aborrecer).

En terrenos más modestos, tanto en precio como en excelencia gastronómica, se encuentra la especie que merece hoy nuestra atención. El Diccionario de la Real Academia Española zanja la cuestión de la naturaleza de la pescadilla con claridad: "cría de la merluza que ha pasado su primera fase de crecimiento y no ha adquirido aún su desarrollo normal". No en vano en algunas regiones de España se llama "pescada" a la merluza, como por otra parte también ocurre en portugués.

El DRAE no recoge "la pescadilla que se muerde la cola" pero María Moliner en el Diccionario de Uso del Español sí nos ofrece la siguiente definición: "se aplica a algo que constituye un círculo vicioso". Este concepto sí lo recoge en DRAE con los valores de "vicio del discurso que se comete cuando dos cosas se explican una por otra recíprocamente, y ambas quedan sin explicación" y "situación repetitiva que no conduce a buen efecto".

Con esta expresión queremos habitualmente hacer referencia a que nos enfrentamos a una cuestión en la que resulta imposible distinguir las causas de los efectos y que por ello es imposible de resolver. Si para conseguir el objetivo A debo cumplir la condición B que requiere a su vez que la obtención del objetivo A, nos encontramos ante una situación irresoluble y a la que podemos aplicar la frase "es la pescadilla que se muerde la cola".

Además de la obvia vicious circle, el inglés nos ofrece una expresión bastante curiosa para referirnos a estas situaciones. Se trata de Catch 22 (es decir, "trampa 22") que normalmente se utiliza en la construcción a Catch 22 situation. Nótese que podemos encontrarnos con la expresión escrita con o sin guión.

El concepto procede de la novela homónima del autor norteamericano Joseph Heller, publicada en 1961. A los efectos que nos ocupan, digamos simplemente que la trampa 22 a la que hace referencia el título es la paradoja lógica a la que se enfrenta quien para abandonar una situación requiere algo cuya obtención precisa no estar en la situación inicial. Quien quiera indagar en la misma, puede consultar un muy completo artículo en wikipedia, donde también puede encontrarse todo lo relacionado con la propia novela.

En todo caso, es claro que nos encontramos ante una versión más literaria y alambicada de nuestra sencilla pescadilla cuyo uso en inglés es, no obstante, muy frecuente. Ilustramos su empleo con algunos ejemplos encontrados en internet, ligeramente adaptados.

Ejemplos prácticos.
  • Esta política coloca a las autonomías ante una pescadilla que se muerde la cola: no pueden cumplir los requísitos de demanda para nuevas inversiones en ferrocarriles debido a la falta de inversiones en el pasado y no pueden estimular la demanda sin esas inversiones. This policy puts the regions in a Catch-22 situation: they cannot satisfy the demand criteria for new rail investment because of past under-investment , and cannot stimulate such levels of demand without that investment.
  • Es la pescadilla que se muerde la cola: hasta que el negocio despegue los estudiantes no percibirán que se necesitan esos perfiles profesionales y mientras estos no existan no se podrá desarrollar el sector. It's a Catch-22 situation. Until the business succeeds, students won't perceive the need for developing those skills; but without the skills, the industry cannot exist.
  • Estaba en un círculo vicioso: no le daban trabajo porque no tenía experiencia y no podía adquirir experiencia si no conseguía trabajo. He was in a Catch 22 situation: he couldn't get a job because of his lack of experience and he couldn't gain experience if he didn't get a job.

No hay comentarios:

Publicar un comentario